Blog

ACTUALIDAD

NOTICIAS

11 DE JUNIO DE 2020. SESIÓN 3: DECLARAN TESTIGOS

11/06/2020

AUDIENCIA NACIONAL DE ESPAÑA. SALA DE LO PENAL. SECCIÓN SEGUNDA. ROLLO DE SALA NO. 4/2015. PROCEDIMIENTO DE ORIGEN NO. 97/2010

La Audiencia Nacional ha reanudado el juicio contra Inocente Montano hoy, 11 de junio de 2020, por la masacre de los jesuitas españoles y dos mujeres en la UCA de El Salvador en 1989. En esta tercera sesión del juicio han prestado declaración los miembros de dos delegaciones que el Congreso de los Diputados de España envió a El Salvador en noviembre de 1990 y septiembre de 1991.

El objetivo de estas delegaciones parlamentarias era, por un lado, informar del proceso judicial que se inicio en El Salvador respecto a los crímenes que ser perpetraron contra los jesuitas, y por otro, informar sobre el contexto político de El Salvador en aquel momento.

Las personas que han prestado declaración hoy son los letrados de las Cortes Generales y secretarios de la primera y segunda delegación respectivamente, D. José Luis Ruiz-

Navarro Pinar y D. Enrique Arnaldo Alcubilla; los diputados D. Manuel García Fonseca, D. Joseba Mirena Zubia Achaerandío y D. Pere Baltá i Llopart; y el catedrático de derecho penal de la Universidad de Lleida, D. Josep María Tamarit Samalla.

A continuación, pasamos a detallar las cuestiones más relevantes que se han extraído de las declaraciones de los testigos:

  • Respecto a los hechos delictivos: los testigos confirman que se trató de una operación militar con participación y dirección del alto mando marcial. Todos coinciden en que, con anterioridad a la perpetración de los delitos, tuvo lugar una reunión del Alto Mando, en la cual estuvieron presentes el Ministro de Defensa, el coronel Larios; sus dos viceministros, los coroneles Zepeda y el acusado, D. Inocente Orlando Montano, así como, el Presidente de El Salvador, D. Alfredo Cristiani. Según las declaraciones, la reunión fue determinante porque en ella se decidió asesinar a los jesuitas de la UCA. En este sentido, los testigos reiteraron su negativa a creer que el coronel Benavides, de forma unilateral, hubiese podido tomar la decisión y dar la orden al Batallón Atlacatl de asesinar a los jesuitas.

 

  • Respecto de la investigación judicial de los hechos: los testigos, en sus declaraciones, hicieron mención especial a la reunión que tuvieron con el Juez Zamora, quien instruyó y dictó la sentencia del caso. Según los declarantes, el Juez Zamora trató de llevar la investigación de manera apropiada a pesar de las dificultades, sufriendo amenazas y presiones. Los testigos destacaron, además, el hecho de que fuera la Comisión de Investigación de Hechos Delictivos (órgano militar) la encargada de realizar los interrogatorios a los acusados sin asistencia letrada y en ausencia del Juez instructor Zamora. En palabras de unos de los declarantes, el proceso no reunió las garantías mínimas para la consecución de un procedimiento justo, a tenor de las limitaciones que enfrentó el juez Zamora. Estas declaraciones quedan evidenciadas en el hecho de que el juez instructor no pudo lograr la comparecencia de ningún miembro de las Fuerzas Armadas. De manera general, los testigos mostraron su convencimiento de que había otros autores implicados en los hechos que no fueron investigados en la causa judicial.

 

  • Respecto a la audiencia judicial a la que asistieron como observadores (la vista pública): de manera concluyente los declarantes dejaron clara su postura sobre la creencia de que aquel fue un procedimiento penal fraudulento e incompleto. Según testificaron, no hubo un interrogatorio directo de ninguno de los acusados ni de ningún testigo. Además, uno de los testigos afirmó que múltiples fuentes consultadas atribuían a la Tandona haber dado la orden al coronel Benavides de acabar con la vida de Ellacuría. Por su parte, los testigos dejaron claro que durante la vista las injerencias se sucedieron de manera constante por parte de abogados y personal externo con el objeto alterar el proceder normal de la audiencia y el ánimo del jurado.

 

​​Será el próximo 8 de julio de 2020 a las 10:00 a.m., cuando se reanuden las sesiones del juicio oral con el testimonio de Yussy René Mendoza Vallecillos, en calidad de testigo. Así mismo declararán Álvaro Henry Campos Solarzan y Edward Sydney Blanco Reyes, fiscales del procedimiento penal llevado a cabo en El Salvador y abogados de la acusación ejercida por la Compañía de Jesús en el mismo juicio; Lucía Barrera, única testigo ocular de los asesinatos de los jesuitas en la UCA y su marido, Jorge Cerna; y Eric Warren Buckland, mayor del ejército de los EEUU. La declaración del padre Miguel Francisco Estrada Lemus, que estaba prevista para ese mismo día se reproducirá en vídeo, debido a su reciente fallecimiento.