Blog

ACTUALIDAD

NOTICIAS

08 DE JULIO DE 2020. SESIÓN 4: DECLARAN YUSSHY RENÉ MENDOZA, LA ÚNICA TESTIGO OCULAR Y LOS FISCALES DEL CASO EN EL SALVADOR

08/07/2020

AUDIENCIA NACIONAL DE ESPAÑA. SALA DE LO PENAL. SECCIÓN SEGUNDA. ROLLO DE SALA NO. 4/2015. PROCEDIMIENTO DE ORIGEN NO. 97/2010

La Audiencia Nacional de Madrid ha reanudado este miércoles, 8 de julio, el juicio contra el único acusado por el asesinato de los jesuitas españoles en El Salvador en 1989, entre los que se encontraba el padre Ignacio Ellacuría.

En esta 4ª sesión del juicio se ha podido escuchar en calidad de testigo al exteniente salvadoreño René Yusshy Mendoza, miembro del batallón Atlácatl en el momento de los hechos y ejecutor de los asesinatos. El testigo fue detenido el 8 de enero de 1990, después de que el Gobierno de El Salvador se viera forzado a investigar el crimen por la fuerte presión internacional. En 1993 fue puesto en libertad gracias a la Ley de Amnistía.

Recordemos que, al inicio del juicio, el exteniente fue sobreseído en esta causa al comienzo del juicio y pasó de ser parte acusada a testigo clave del caso.

En su comparecencia, el Sr. Mendoza señaló al único acusado, el exviceministro de Seguridad Púbica Inocente Montano, como uno de los militares que ordenó asesinar a los jesuitas en 1989 en la Universidad Centroamericana sin dejar testigos.

Según el testigo, la noche previa al crimen, el entonces director de la Escuela Militar, el coronel Guillermo Benavides, se reunió con oficiales y altos mandos del Ejército y les informó de que acababa de recibir la orden de asesinar al jesuita español.

René Yusshy Mendoza señaló explícitamente al ministro de Defensa, Humberto Larios; el viceministro de Defensa, Juan Orlando Zepeda; al viceministro de Seguridad Publica, Inocente Montano; y el jefe del Estado Mayor, Emilio Ponce, como los responsables y autores intelectuales de los asesinatos, cometidos por el batallón Atlácatl.

Toda la operación estaba ordenada por el alto mando, Benavides me dijo que tenía que ejecutar la orden que había recibido y que Montano fue una de las personas que dio la orden de eliminar a Ellacuría, me lo dijo varias veces”.

“Nos explicó que la situación del país era crítica porque la guerrilla se había posicionado muy bien y para contrarrestar eso se había tomado la decisión de tomar medidas más drásticas porque si no perderían la guerra”. Entre esas medidas “drásticas” estaba “eliminar a todos los cabecillas guerrilleros o sindicalistas”.

Tal y como afirmó en su relato, la orden contaba con la aprobación del entonces presidente Alfredo Cristiani. En su declaración ha afirmado que el alto mando iba a informarle de la operación en un encuentro en el edificio del Estado Mayor y que si se oponía a los asesinatos se informaría de ello. “Si no hubo contraorden es que el presidente lo tuvo que haber aprobado”.

A día de hoy, tan sólo 3 militares, de al menos una veintena de presuntos responsables, ha estado en la cárcel en algún momento por los hechos que se enjuician: Benavides, Montano y Mendoza.

En la sesión del juicio también se pudieron escuchar las declaraciones Jorge Cerna y Lucía Barreda, matrimonio que casualmente estaba en la UCA aquella noche; Álvaro Henry Campos y Edward Sidney Blanco, fiscales del juicio que acabó absolviendo a la mayoría de militares.

Sesión 4ª del juicio aquí