Blog

Comunicado ante la detención de Carola Rackete

COMUNICADO APDHE DETENCIÓN DE CAROLA RACKETTE POR LAS AUTORIDADES ITALIANAS

“Salvar vidas no puede criminalizarse”

El pasado 29 de junio, Carola Rackete, capitana del buque de rescate y ayuda humanitaria Sea Watch 3, fue detenida por las autoridades italianas en el puerto de Lampedusa, Sicilia, por su supuesta entrada ilegal al mismo, después de haber rescatado a más de 40 migrantes tras un naufragio.

En cuanto puso pie en tierra fue detenida mediante arresto domiciliario por la supuesta comisión de un delito de «resistencia y violencia a una nave de guerra» y cómplice en un delito de trata de seres humanos. Dicha situación se ha producido en el marco de las duras políticas migratorias impuestas por el Gobierno italiano, y en concreto por el actual vicepresidente y Ministro de Interior del gobierno de Italia, Matteo Salvini. En un vídeo hecho público al día siguiente por el propio Salvini, éste exigió a las ONG que operan en el Mediterráneo realizando labores humanitarias el cese inmediato de sus actividades. Se refirió en concreto al barco español Open Arms y advirtió que, de no obedecer sus órdenes, el personal involucrado en el rescate de los emigrantes podría ser detenido igual que ha ocurrido con Carola. El martes 3 de julio de 2019 Carola Rackette fue puesta en libertad después de 72 horas en arresto domiciliario. En su puesta a disposición judicial, la jueza de instrucción de Agrigento (Sicilia) no vio indicios de criminalidad en la actuación de la capitana que había motivado su detención. Además añadió en la resolución por la cual acordó su libertad que “las obligaciones de rescate prevalecen sobre el decreto impulsado por el ministro del Interior para multar a las ONG”. Después de los últimos acontecimientos, el patrón del barco Open Arms, Óscar Camps, ha anunciado que volverá al Mediterráneo para rescatar vidas al afirmar que “de la cárcel se sale, del fondo del mar no”. Hoy, 3 de julio, después de la puesta en libertad de Carola Rackette el Gobierno Español, a través del Ministerio de Fomento ha anunciado un endurecimiento de las multas por «infracciones contra la seguridad marítima o la ordenación del tráfico» de hasta 901.000 euros si el barco Open Arms vuelve a rescatar migrantes en el Mediterráneo. Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de España queremos unirnos a la ola de apoyo que ha recibido Carola Rackette durante y después de su detención, y condenar el hostigamiento a las asociaciones que están trabajando para evitar la muerte de miles de personas, en especial a Open Arms. El año pasado nuestra asociación entregó el Premio Nacional de Derechos Humanos a Open Arms por su decidida y efectiva acción de rescate de los refugiados que arriesgan sus vidas para llegar a Europa a través del Mediterráneo, huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza. Galardonamos a este ONG por el trabajo con el que ha evitado la muerte de centenares de hombres, mujeres y niños, y la importante labor de sensibilización de la opinión pública que realiza al visibilizar el drama de las víctimas que, pese a sus esfuerzos, sigue cobrándose el mar. No podemos mirar para otro lado ante las trágicas consecuencias que está provocando la mayor crisis migratoria y humanitaria en Europa, después de la Segunda Guerra Mundial. Menos aún, puede criminalizarse la enérgica labor de quienes intentan salvar vidas en el Mediterráneo.