Blog

ACTUALIDAD

COMUNICADOS

El activista egipcio Alaa Abdel Fattah en huelga de hambre como protesta por permanecer detenido ilegalmente

04/05/2020

Desde la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH), la Organización Mundial Contra la Tortura y otras organizaciones de la sociedad civil, así como abogados, periodistas y activistas instan a las autoridades egipcias a que liberen inmediatamente a Alaa Abdel Fattah, activista de los derechos humanos.

Según la información recibida, Alaa fue arrestado el 27 de septiembre de 2019. Desde entonces ha sido golpeado y amenazado en prisión por organizar una protesta en 2013. Su detención tuvo lugar en el contexto de una campaña de represión a gran escala contra los participantes en la protesta del 20 de septiembre contra Sisi, en la que desde entonces han sido detenidas más de 4.000 personas, entre ellas destacados activistas, periodistas, profesores universitarios y abogados.

Alaa inició oficialmente una huelga de hambre completa el 12 de abril de 2020 en protesta por su detención ilegal, la prohibición de comunicarse con su familia y las condiciones inhumanas de la prisión de Tora.

Aunque no ha sido condenado, se le ha mantenido detenido sin juicio y se le ha acusado de pertenecer a una organización ilegal y de difundir noticias falsas, acusaciones generales que las autoridades egipcias utilizan habitualmente para perseguir a activistas, periodista y ciudadanos de a pie en Egipto.

Alaa se opone a la injusticia y lucha por sus derechos básicos, junto con los de más de 60.000 presos políticos recluidos en las cárceles egipcias en fatales condiciones, sin ningún derecho básico, sin alimentos suficientes y sin acceso a la atención médica. Esta situación se hace más preocupante en medio de la crisis por Covid-19 teniendo en cuenta los hacinamientos de las celdas que se convierten en centros de infestación para el virus. Con el estallido de la pandemia, las autoridades penitenciarias egipcias siguen negándose a entregar cartas, ropa y otros materiales médicos e higiénicos necesarios, y mantienen a los presos aislados sin permisos de visitas, comunicaciones familiares o con abogados y han suspendido las actuaciones judiciales.

Para más información: FIDH.ORG