Blog

ACTUALIDAD

NOTICIAS

Continúa la represión de los defensores de derechos humanos en la Isla de Lesbos

28/01/2021

El 28 de septiembre de 2020 la policía de Lesbos publicó un comunicado de prensa indicando que la inteligencia griega y la unidad antiterrorista de la policía estaban llevando a cabo investigaciones contra 33 defensores de derechos humanos por cargos de “espionaje”, “violación de secretos de estado”, “creación y participación en organizaciones criminales” y “violaciones de la ley migratoria”.

Además, en dicho comunicado la policía les acusa de haber proporcionado información confidencial de los flujos de migrantes desde Turquía encubriéndola como parte de sus acciones humanitarias. Aunque no se conoce la identidad de las personas acusadas, sí se han filtrado los nombres de las ONGs con las que colaboran. 

El Ministro Griego de Migración y Asilo, el Señor Mitarchi, acusó a la ONG Aegean Boat Report de facilitar la entrada ilegal de migrantes desde Turquía a Grecia y señaló que, junto con Al-Kahir Foundation, están financiando a traficantes de personas para ayudar a los migrantes a llegar a Grecia. Las autoridades griegas están comparando a redes de tráfico de personas con aquellos que están defendiendo los derechos de los migrantes en una campaña para estigmatizarlas.  

Nada más lejos de la realidad. Las ONGs a las que denuncian luchan contra las expulsiones colectivas ilegales de migrantes y tienen un papel clave en la lucha por los derechos humanos en el contexto de violaciones sistemáticas de los estándares internacionales de protección de migrantes.  

Desde la APDHE nos unimos a la OMCT en su preocupación ante esta criminalización de los defensores de derechos humanos y las organizaciones humanitarias que asisten y defienden los derechos de los migrantes y los solicitantes de asilo en la Isla de Lesbos. Solicitamos que las autoridades de Grecia pongan fin a la persecución e ilegalización de las organizaciones y los individuos defendiendo los derechos de los migrantes y pedimos que se garantice que puedan desempeñar su labor sin miedo a las represalias.  

Comunicado de la OMCT