La Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y el Grupo de Intervención Judicial de SOS-Torture África han denunciado la persecución política de defensores de derechos humanos de Burundi, y han dirigido una carta al Presidente de la Corte Suprema por el juicio en su contra que dio comienzo el pasado 4 de febrero. Se les acusa de delitos de terrorismo, asesinato y conspiración. Los cargos son  infundados, y tienen como objeto criminalizar sus actividades de oposición y rechazo a las políticas del gobierno.