Colombia

Seguimiento del Examen Periódico Universal (EPU) de Colombia ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Presentado ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación el comunicado firmado por más de treinta organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la apdhe, solicitando al gobierno español su participación activa en el EPU de Colombia el pasado 10 de mayo, éstas son las recomendaciones realizadas por la representación española:

Read more

La comunidad internacional, pieza clave para la protección de los derechos humanos y el cumplimiento del acuerdo de paz en Colombia

Con motivo del Examen Periódico Universal (EPU) de Colombia ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que tendrá lugar el diez de mayo, más de treinta organizaciones de la sociedad civil firmamos el siguiente comunicado en el que solicitamos al gobierno español su participación activa en el EPU y  su compromiso firme con la implementación del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC-EP.

Read more

Comunicado sobre el Acuerdo de Paz en Colombia

En el contexto actual de Colombia de una paz negociada, la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) valora positivamente los Acuerdos alcanzados en La Habana.

El Acuerdo de Paz de Colombia es fruto de un gran esfuerzo de miles de colombianos y colombianas. Abre paso a un nuevo escenario para la construcción de una paz duradera y supone una oportunidad para comenzar a superar el conflicto armado y la violencia socio-política que ha sufrido el país desde hace más de 50 años.

Según la Unidad de Víctimas, el conflicto armado ha dejado más de 7 millones 900 mil víctimas. Las bases para la construcción de una paz duradera deben satisfacer plenamente las aspiraciones de justicia de las víctimas y sus familiares, asegurando que los responsables de las violaciones de derechos humanos y graves crímenes contra la humanidad, sean puestos a disposición de los tribunales competentes.

El Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) previsto en los acuerdos establece mecanismos en los que prima el reconocimiento del derecho a la verdad como fundamento del mecanismo de justicia transicional. Así, se prioriza la verdad judicial sobre la imposición de penas y sanciones a los responsables de violaciones de derechos humanos.

Si bien en la justicia transicional la verdad tiene que estar al servicio de la justicia, en el caso del SIVJRNR existen dudas y vacíos que surgen del texto. Sin embargo, esto no significa que el acuerdo establezca un sistema de impunidad de los responsables de  graves violaciones de derechos humanos y crímenes contra la humanidad cometidos en Colombia.

En el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH) el significado del concepto de impunidad aplicado a hechos constitutivos de crímenes y violaciones de derechos humanos, transciende notablemente de la mera ausencia de castigo. Para el DIDH la impunidad es el incumplimiento de los deberes de investigar e informar, reprimir y perseguir –o extraditar-, de reparar y de prevenir.

De esta forma, el  Acuerdo sobre las Víctimas del Conflicto establece medidas para que las atrocidades cometidas no se desconozcan ni se justifiquen; que las autoridades investiguen, juzguen y sancionen a los responsables de estos hechos; que la dignidad de las víctimas sea reconocida y sus condiciones de vida restituidas; y que se establezcan las garantías de no repetición.

El DIDH contempla que en una paz negociada hay particularidades jurídicas que deben ser atendidas. En relación con ello, el Acuerdo:

  • Reconoce el lugar central de las víctimas en el proceso y el principio de satisfacción de su derecho a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.
  • Establece mecanismos no judiciales para granizar el derecho a saber de las víctimas, como son Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición y la Unidad Especial para Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Los Principios para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos mediante la Lucha contra la Impunidad de Naciones Unidas definen a las comisiones de la verdad como: “órganos oficiales, temporales y de constatación de hechos que no tienen carácter judicial y se ocupan de investigar abusos de los derechos humanos o el derecho humanitario que se hayan cometido a lo largo de varios años”.

Pues bien, el Acuerdo prevé un complejo sistema de organismos cuyo funcionamiento y metodología incorpora una serie de particularidades que atienden a las experiencias pasadas de otras Comisiones de la Verdad y al propio contexto colombiano, siendo respetuoso con los estándares internacionales de los derechos humanos.

  • Prevé una Jurisdicción Especial para la Paz y la creación de un Tribunal Especial para la Paz como mecanismos judiciales para garantizar el derecho a la justicia efectiva de las víctimas.

Se contempla la aplicación del  artículo 6.5 del Protocolo II de los Convenios de Ginebra por el cual “…el Estado colombiano puede otorgar la amnistía más amplia posible” a quienes pertenezcan a organizaciones que hayan suscrito el acuerdo de paz así “como a aquellas personas que hayan sido acusadas o condenadas por delitos políticos o conexos”.

Sin embargo, establece que la concesión de amnistías “no exime del deber de contribuir, individual o colectivamente, al esclarecimiento de la verdad” ni “extingue el derecho de las víctimas a recibir reparación”. Además señala que “no se puede amnistiar los crímenes de lesa humanidad, ni otros crímenes definidos en el Estatuto de Roma”.

Respecto a las penas, si bien en varios instrumentos internacionales se estipulan los deberes de enjuiciamiento y sanción de los responsables de graves violaciones ningún tratado internacional sobre graves crímenes como genocidio, tortura o desapariciones forzadas, establece penas determinadas o «mínimas» que tendrían que ser establecidas.

  • Acuerda Medidas de Reparación Integral para la Construcción de la Paz como corolario del derecho de las víctimas a la reparación. 

Para el DIDH el concepto de reparación integral de violaciones de derechos humanos incluye la adopción de medidas para restablecer la situación al estado anterior al evento dañoso; indemnizar a las víctimas con carácter compensatorio; favorecer la realización integral de la persona; reconocer la dignidad de las víctimas; y  asegurar que no se repitan las violaciones de derechos humanos como las acontecidas.

El enfoque integral y de interrelación de los derechos de las víctimas que contempla el Acuerdo interpreta el derecho a la reparación más allá de su dimensión económica, e incluye el derecho a la verdad y a que se haga justicia como uno de los principales medios de reparación. La contribución a la reparación por parte de los victimarios será condición inexcusable para recibir cualquier tratamiento especial de justicia.

Además, prevé acciones concretas de reparación colectiva a la finalización del conflicto: medidas sobre restitución de tierras, procesos colectivos de retornos de personas en situación de desplazamiento, reparación de víctimas en el exterior y rehabilitación psicosocial.

  • Define las Garantías de No Repetición de las violaciones de derechos humanos. Desde el DIDH, el principio de reparación de daños sufridos a las víctimas contempla las garantías de no repetición, como un conjunto de acciones dirigidas a promover cambios estructurales que prevengan las violaciones de los derechos humanos.

Los puntos del Acuerdo contienen información valiosa que incidirá necesariamente en las garantías de no repetición desde un enfoque de reparación integral de las víctimas.

El enfoque territorial y étnico en la implementación de los Acuerdos representa una clara garantía de no repetición de vulneración de derechos humanos.

Teniendo en cuenta estos aspectos y entendiendo los Acuerdos en el marco excepcional de un proceso de paz negociada, desde la APDHE celebramos el gran avance que los Acuerdos suponen hacia la construcción de una paz estable y duradera, que prioriza a las víctimas y los derechos a la verdad, la reparación y las garantías de no repetición.

El éxito de los Acuerdos dependerá en gran medida de su futura implementación durante la cual, muchos de los aspectos contemplados que generan dudas y reservas deberán ser dirimidos.

Comunicado sobre el Acuerdo de Paz en Colombia PDF

Comunicado sobre el Acuerdo de Paz en Colombia PDF

Read more

LA COLECTIVA DE MUJERES REFUGIADAS, EXILIADAS Y MIGRADAS EN ESPAÑA, SE UNE DESDE EL EXILIO AL DIGNÍSIMO LOGRO DEL PUEBLO COLOMBIANO

23 de junio de 2016

DESDE LA COLECTIVA DE MUJERES REFUGIADAS, EXILIADAS Y MIGRADAS,
celebramos este acontecimiento que nos llena de dignidad y nos hace
sentir la patria deseada, desde el exilio nos unimos a la alegría del
pueblo Colombiano, del movimiento social y de mujeres, de quienes
durante años hemos aportado persistentemente para hacer posible el
clamor de todos y todas, de lograr el derecho constitucional a la paz
social y política.

VALORAMOS QUE LAS PARTES, EL GOBIERNO DE COLOMBIA Y LA GUERRILLA DE LAS
FARC-EP, LLEGARON CON_ _ÉXITO AL ACUERDO PARA EL CESE AL FUEGO Y DE
HOSTILIDADES BILATERAL Y DEFINITIVO.___ _Reconocemos el papel
fundamental de garantes de Noruega y Cuba, así como el de Venezuela y
Chile de acompañantes. Han sido aliados para hacer posible este anhelo
del pueblo Colombiano.

En La Colectiva, llevamos más de 10 años trabajando sobre la
condición del refugio y exilio y las repercusiones en la vida cotidiana
de las mujeres y nuestras familias, visibilizándonos en el contexto
interno e internacional. Hemos impulsado acciones para el
fortalecimiento de la solidaridad y sororidad internacional. Desde el
inicio de las conversaciones de paz en La Habana, las Mujeres Refugiadas
y Exiliadas realizamos llamamientos al Gobierno y a la guerrilla de la
Farc-Ep para hacer realidad la participación política de las mujeres
víctimas, Refugiadas y exiliadas.

Ha sido un trabajo arduo y hemos contado con apoyo de Parlamentarias,
del movimiento feminista, de organizaciones sociales, populares y
sindicales, con la constitución de la Mesa de apoyo a las mujeres
desplazadas y la paz en Colombia, entre otros, procesos de
acompañamiento internacional, nuestro agradecimiento. HOY UN DÍA
HISTÓRICO PARA NUESTRA ENTRAÑABLE COLOMBIA, QUEREMOS EXPRESAR:

·         Que desde el inicio de las conversaciones de paz en La
Habana, hemos realizado llamamientos al Gobierno y a la guerrilla de la
Farc-ep para hacer realidad la participación política de las mujeres
víctimas, refugiadas y exiliadas.

·         Nuestra insistencia que en los acuerdos de paz se incluya las
voces de las Mujeres Refugiadas políticas y exiliadas, especialmente el
acuerdo 5 de víctimas, en el marco de la Resolución 1325 de Naciones
Unidas para garantizar la participación como sujetas políticas y el
reconocimiento de nuestro derecho a la verdad, la justicia, la
reparación, el principio de no repetición y el retorno con garantías.

·         Nuestro reconocimiento a los acuerdos alcanzados y el
desafío de los puntos pendientes de la agenda de negociaciones de paz.
Con la participación de todas y todos trabajaremos en la hoja de ruta
del tramo final del proceso de paz, como exiliadas coadyuvar en la
implementación de los acuerdos y la construcción de una audiencia
ciudadana en Europa con la diáspora Colombiana.

·         Nuestro deseo que llegue a buen puerto la negociación entre
el Gobierno Colombiano y la guerrilla del Eln, para lograr un proceso
integral con justicia social. De lo contrario no tendríamos un
escenario completo para construir una paz sostenible y duradera.

·         Nuestra disposición a construir en condiciones de igualdad
como gestoras de paz para aportar a la memoria histórica y la solución
de conflictos, así como en la consolidación y en el mantenimiento de
la paz con justicia social y ambiental.

Reconocemos, que hoy hecho el anuncio oficial, quedan pendientes otros
puntos de la agenda de las negociaciones de paz iniciadas en noviembre
de 2012 en La Habana. Pero, estamos seguras, que con nuestra
participación trabajaremos en la hoja de ruta del tramo final del
proceso de paz, para que logremos

Construir conjuntamente e implementar los acuerdos con el objetivo de
mejorar las condiciones de vida de toda la sociedad Colombiana, y en
especial, la garantía de los derechos de las Mujeres.

Queremos una paz donde el acto y la palabra guerra se hayan difuminado,
y defender nuestros derechos, como el derecho a una vida diga, el
derecho al territorio, el derecho a la verdad, a la justicia, la
reparación, no repetición y retorno con garantía. Porque reconocemos
que como mujeres desde el exilio la participación, representación y la
esperanza es nuestro derecho y la paz nuestro destino.

¡LAS MUJERES EXILIADAS, REFUGIADAS Y MIGRADAS SOMOS GESTORAS DE PAZ Y
HACEDORAS DE MEMORIA! POR UNA COLOMBIA EN PAZ CON JUSTICIA SOCIAL Y
AMBIENTAL, SIEMPRE PRESENTES.

Read more

Comunicado de la FIDH sobre amenazas a defensores colombianos

Comunicado de la FIDH sobre amenazas a defensores colombianos

Ver más: https://www.fidh.org/es/americas/colombia/colombia-amenazas-de-muerte-actos-de-hostigamiento-y-persecucion-en

Read more