Blog

NOTICIAS

La reforma laboral del gobierno de Iván Duque desata una ola de protestas que están siendo duramente reprimidas.

17/05/2021

El pasado 28 de abril se desataba en Colombia una ola de protestas para denunciar el proyecto de reforma tributaria del gobierno de Iván Duque, cuyo objetivo es aumentar los impuestos sobre la renta y los productos básicos.

¿Por qué se manifiestan los ciudadanos? 

Esta reforma, llamada por el gobierno ‘Ley de Solidaridad Sostenible’, pretendía cubrir el agujero fiscal derivado de la crisis sanitaria. El Ministerio de Hacienda calcula un déficit fiscal 7,8% del PIB para 2020 que se prevé que pueda ascender a 8,6% en 2021.

Ya en 2019 la población colombiana salió a las calles para denunciar la política de Duque que pretendía una reforma laboral y una reforma de las pensiones que atentaba contra los intereses de los trabajadores. Tras más de un año de parón debido a la pandemia, el proyecto de reforma tributaria, dirigida especialmente a las clases medias, ha hecho estallar a la población que está saliendo a la calle para reclamar democracia ante el abuso del gobierno.

Por tanto, para entender qué está pasando en Colombia debemos fijarnos en los siguientes tres puntos clave: 

  1. Abuso del gobierno de los poderes que le otorga el estado de emergencia legislando mediante decretos. 
  2. Crisis económica debido a la pandemia: desempleo del 15%, quiebra de decenas de empresas y una tasa de pobreza en la población del 42% (21 millones de personas).  
  3. Cruenta respuesta del gobierno a las protestas, marcada por la aplicación de la figura de asistencia militar y la asociación de las manifestaciones con grupos criminales y amenazas terroristas. 

Las protestas a día de hoy continúan aunque Duque haya decidido aparcar la reforma fiscal debido al descontento generalizado y a las denuncias de los graves abusos y violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad. Además, los manifestantes exigen al gobierno que reforme el sistema de salud y cumpla con los Acuerdos de Paz de 2016, requisitos esenciales para poner fin al Paro Nacional (nombre que reciben las protestas antigubernamentales).

¿Cómo de grave es la situación?  

Ante el Paro Nacional el gobierno decidió aplicar la figura de asistencia militar que ha permitido el despliegue del ejército. En el transcurso de los disturbios se han registrado graves violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas policiales, concretamente del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que han dejado cientos de heridos y víctimas mortales por el uso de armas de fuego en ciudades como Cali, Bogotá, Ibagué, Madrid, Medellín, entre otras. 

La virulenta represión de las fuerzas de seguridad a los manifestantes durante los disturbios ha dejado como consecuencia, según los datos aportados por medios de comunicación y organizaciones como Defender la Libertad (desde el 28 al 15 de mayo): 

  • 49 víctimas mortales
  • 1460 detenciones arbitrarias 
  • 578 personas heridas
  • 87 personas víctimas de violencias basadas en género
  • 37 víctimas de agresiones oculares
  • 54 personas heridas por arma de fuego
  • 82 ataques a personas defensoras de derechos humanos 
  • 846 denuncias por abusos de poder, autoridad, agresiones y violencia policial
  • 2.110 casos de violencia por parte de la Fuerza Pública

El uso desproporcionado de la fuerza por parte del ejército supone el incumplimiento de la normativa internacional de respeto y salvaguarda de los Derechos Humanos como el derecho a la vida, la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos, el derecho de reunión pacífica y el derecho a la libertad y seguridad.  

El 7 de mayo, la APDHE junto con otras 17 organizaciones denuncia ante la Embajada de Colombia en España y el Ministerio de Asuntos Exteriores español la grave situación que asola al país. Pedimos medidas inmediatas para garantizar y facilitar el derecho de reunión pacífica contra el que atentan las dinámicas represivas aplicadas desde la presidencia del gobiernoExigimos, además, a los cuerpos de seguridad el cese del uso de la fuerza letal contra los manifestantesPor último, solicitamos se respete el derecho a la libertad de expresión de los periodistas y comunicadores. 

Carta completa aquí.

Más información en la web de la OMCT